Volver a tener Miopía tras la operación láser

Hombre joven sospechando que le ha vuelto a subir la graduación en primer plano mientras su oficina se ve desenfocada en el fondo

¿Puede volver a aparecer la miopía tras la operación láser? Cada día se operan cientos de ojos, más jóvenes y también opositores lo solicitan para poder vivir su vida sin gafas o lentillas, o superar sus pruebas de acceso.

Todas las ilusiones de una visión perfecta puestas en la intervención que apenas dura una hora.

Tras un tiempo viendo como en un cuento de hadas, las formas nítidas se tornan turbias, y las tareas más precisas se hacen cansadas y pesadas, a pesar que hace sólo unos meses las desarrollabas con normalidad.

Aunque parece una pesadilla, es la realidad de muchas personas al cabo de un tiempo tras operarse.

Cuando te paras a pensar, analizas que llevas tiempo notando la sequedad en los ojos, la pérdida de visión por la noche, las molestias propias de las secuelas de la operación que en su día «salió bien».

¿Y qué ha cambiado en este tiempo para que vuelvas a notar la borrosidad?

La inmensa mayoría de las operaciones son bastante precisas y seguras, lo sé porque al cabo del año llegan muchos pacientes que se han operado la vista, y compruebo tanto su graduación como las marcas de la cirugía en las topografías.

Entonces si no es culpa de la operación… el que ha cambiado es tu ojo.

De hecho conozco algunos casos, a quienes les ha bajado la miopía.

Protege tus ojos del sol desde el primer momento, sobretodo durante el postoperatorio tras la cirugía refractiva.

¿Por qué cambia la graduación tras una operación láser?

El ojo es un órgano en constante renovación, los defectos refractivos suelen asociarse al crecimiento, pero no es el único factor, de hecho, las cataratas o la presbicia pueden modificar la graduación, siendo necesaria una nueva corrección.

Sin el seguimiento apropiado, muchos ojos van experimentando síntomas que se van agravando en el tiempo, como pérdida de sensibilidad al contraste o enfoque, que deben ser revisados por un profesional.

Además una vez operado es conveniente que el médico te revise cada cierto tiempo.

Soy partidario de graduar tu visión cada año, si no vas al oftalmólogo, al menos acude a tu óptica, pero no lo dejes pasar hasta que vuelvas a necesitar corrección y tengas síntomas.

Con suficiente información sobre tu caso se puede volver más fácil diagnosticarlo en el futuro y darle una solución, incluso cuando sólo notas una bajada en el rendimiento, pero sigues viendo más o menos bien.

Las cirugías refractivas se realizan en quirófanos equipados con muy buena tecnología.

¿Me puedo volver a operar la vista por segunda vez?

Claro, pero primero deja que te evalúe otro médico independiente del primero para que puedas tener una segunda opinión.

Generalmente un pequeño retoque tiene buenos pronósticos, pero no siempre es la mejor opción.

Mi primera intervención de cirugía refractiva fue muy mal, ¿qué puedo hacer?

Deja que otro doctor independiente del primero evalúe tu caso, después busca la solución menos invasiva para tu visión, aquella que te permita la mejor corrección sobretodo si aún no tienes presbicia.

Tras esta evaluación, deberás buscar a un especialista que sepa ejecutar la solución que te recomienden, o que tenga experiencia en la resolución de casos similares.

Las soluciones menos invasivas y más seguras, aunque dependen de las secuelas y del caso particular del paciente a evaluar, son:

  • Lentes de contacto esclerales
  • Lentillas blandas
Muchos profesionales que asisten u operan la visión llevan gafas para proteger sus ojos

Conclusiones

Aunque las operaciones están muy avanzadas con respecto a hace 15 años, no son perfectas.

Mayormente porque sigue siendo un misterio el porqué de los cambios de graduación que se producen en la edad adulta. Casi nunca se pueden asociar a algo concreto, sólo a una serie de factores generales.

Operarse la vista sin llevar varios años con la graduación estable es uno de los factores que más fracaso producen a corto plazo.

Por lo que no te operes hasta que se estabilice tu graduación y tampoco le ocultes información a tu médico.

La técnica sigue mejorando y la precisión de las herramientas permiten tener más control sobre los parámetros a la hora de operar, los postoperatorios se han reducido a menos de 24h en casi todos los casos.

La cirugía refractiva ha conseguido unas soluciones espectaculares en el caso de las operaciones de cataratas, con lentes intraoculares que corrigen con mucha precisión la graduación de los pacientes.

Con toda honestidad, si crees que te ha cambiado la graduación por operarte es posible que te hubiera cambiado la prescripción igualmente, aún sin operarte o con gafas, no todas las veces son consecuencia de la intervención.

Si a pesar de leer este artículo sigues pensando que la operación ha sido la culpable de lo que te sucede, es posible que te interesen los motivos que dan para no operarse otros casos de afectados por la cirugía refractiva.

Etiquetas:

Deja una respuesta Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.