Músculo recto superior del ojo

El recto superior es uno de los seis músculos extraoculares u oculomotores, se trata de un músculo del ojo que se encarga mayormente de la elevación del ojo.

Alteraciones de este músculo pueden dar lugar a visión doble y dolores de cabeza recurrentes debidos a la diferencia de altura en las imágenes.

Acciones principales del músculo recto superior

  1. ACCIÓN PRINCIPAL: Elevación desde la posición primaria de mirada.
  2. ACCIÓN SECUNDARIA: Intorsión. Un tipo de giro rotacional hacia el lado de la nariz.
  3. ACCIÓN TERCIARIA: Aducción. Mueve el ojo ligeramente hacia el lado nasal con un sentido horizontal.

Su antagonista es el músculo recto inferior, que realiza las acciones contrarias.

Se localiza en la parte externa y superior del globo ocular hacia el techo de la órbita, limitando externamente con la cápsula de Tenon y la esclera.

Origen y trayectoria del músculo recto superior

Tiene su origen en el anillo de Zinn, de donde provienen la mayoría de músculos del ojo, después va recto hacia el limbo con su inserción anatómica a 7,7 mm del limbo superior y formando un ángulo de 23º con el eje óptico o línea visual principal.

La inserción en la esclera se hace por delante del ecuador del ojo.

La longitud media del tendón es de 6 mm mientras que la zona de contacto con el globo ocular es de 6.5 mm.

La inervación de este músculo pertenece a la rama superior del tercer par craneal o nervio oculomotor.

La irrigación del recto superior proviene de la arteria oftálmica, una rama de la carótida interna que a su vez procede del círculo arterial cerebral o polígono de Willis

Aunque hay variación entre unos sujetos y otros, la longitud media del músculo es de 40 mm.

El músculo extraocular más próximo al recto superior es el oblicuo superior.

El músculo elevador del párpado y el recto superior coinciden una gran parte de su longitud, llegando en algunos puntos donde sus vainas prácticamente se solapan, a compartir algunas trabéculas (ligamentos óseos).

Vista de los huesos del cráneo, en la parte superior de la órbita, estaría situado el Recto superior

Alteraciones de la función normal

Se pueden encontrar parálisis o paresias de este músculo con distintos síndromes y síntomas, cada uno de ellos necesita un estudio previo, revisión y seguimiento por parte del oftalmólogo y del neurólogo.

Si queda un error refractivo compensable, es probable que también se prescriba el uso de una corrección óptica en gafas.

En casos de traumatismo graves, donde se han fracturado huesos de la órbita del ojo, puede ser necesaria una operación de reconstrucción para salvar el ojo o la vida del paciente.

Debido a la complejidad que puede alcanzarse en estas intervenciones médicas, hay posibilidades de que el músculo recto superior quede desalineado de su punto de acción principal normal o del centro de rotación del ojo, lo que en ocasiones provoca diplopia.

Para evitar la visión doble se pueden utilizar prismas oftálmicos, que mejoran considerablemente el problema y en la mayoría de situaciones lo solucionan.

Por si te interesa, te dejo un caso real de diplopía con 30 dioptrías de prisma resuelto satisfactoriamente.

Material didáctico sobre el músculo recto superior

Estos esquemas son fundamentales para quienes tienen interés por aprender la anatomía, funciones y divisiones de cada órgano relacionado con la visión, la optometría, la oftalmología y la neurología.

Si además de estos pósters te interesan libros sobre desarrollo infantil, capacidades de lectura y escritura, o alteraciones de la visión, te recomiendo que visites la sección de libros de nuestra web, donde hay una selección de títulos que puedes adquirir a través de otras plataformas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.