Músculo oblicuo inferior del ojo

Banner - oblicuo inferior

El oblicuo inferior es uno de los seis músculos del sistema oculomotor, su función principal es deprimir el ojo, para hacer descender el eje visual del sujeto.

Las diferencias introducidas por patologías, fisuras o traumatismos en este músculo, producen cambios considerables en el sistema visual, tanto a nivel funcional como refractivo.

Acciones principales del músculo oblicuo inferior

  1. ACCIÓN PRINCIPAL: Extorsión rota el ojo hacia el lado temporal.
  2. ACCIÓN SECUNDARIA: Elevación. Dirige el ojo hacia una posición superior desde posición primaria.
  3. ACCIÓN TERCIARIA: Abducción. Movimiento ligero y atenuado hacia el lado temporal en horizontal.

Su antagonista es el músculo oblicuo superior, que realiza las acciones contrarias.

Se localiza en el extremo inferior del globo ocular, próximo al recto inferior en la cara anterior e interna de la órbita, limitando meridionalmente con la cápsula de Tenon y la esclera.

Origen y trayectoria del músculo oblicuo inferior

A diferencia de los otros músculos extraoculares, el oblicuo inferior no tiene su origen en el anillo de Zinn, sino que proviene de un pequeño tendón cerca de la cara externa del saco lagrimal.

Continúa hacia el interior del ojo hasta la parte posterior inferior y nasal del globo, alejándose del suelo de la órbita hasta la esclera, donde tiene su inserción anatómica en un punto variable entre cada individuo a causa de la longitud axial, pero describiendo un ángulo de 51º con respecto al eje óptico o línea visual principal.

Se inserta cerca de la mácula, que es el área de mayor agudeza visual del ojo, esta inserción del músculo en la esclera se hace por detrás del ecuador del ojo, en una posición similar en simetría a la del músculo oblicuo superior.

La longitud media del tendón es de 1 mm mientras que la zona de contacto con el globo ocular es de 15 mm.

La inervación del músculo oblicuo inferior del globo ocular se lleva a cabo mediante una rama inferior del tercer par craneal o nervio oculomotor.

La Tomografía computerizada es una prueba habitual en la que se pueden observar los músculos extraoculares, entre ellos el oblicuo inferior del ojo

Aunque hay variación entre unos sujetos y otros, la longitud media del músculo es de 37 mm.

El músculo extraocular más próximo al oblicuo inferior es el recto inferior, ambos se coordinan a través del ligamento suspensorio de Lockwood en un tipo de hamaca resistente derivada de la cápsula de Tenon.

Alteraciones de la función normal

A veces se producen fallos, en el músculo oblicuo inferior se manifiestan en forma de parálisis y paresias, provocando poca o nula movilidad del músculo en ciertas condiciones.

Al tener un área de contacto muy grande, pero una longitud tan pequeña, el efecto de una parálisis parcial puede ser tremendo.

Suele ser necesaria una prueba de diagnóstico por imagen para ver el estado de la musculatura y comprobar la viabilidad de una intervención en caso de ser necesaria.

Una alternativa a la intervención quirúrgica es la toxina botulínica, pero en el lugar donde se encuentra el músculo no siempre es accesible ni la mejor opción, valora y sopesa los beneficios con tu médico para resolver las dudas que te puedan surgir.

El tipo de desviaciones que provoca este músculo suelen ser complicadas de resolver con gafas, y pueden ser necesarios varios intentos de graduación durante varios días para hallar una prescripción confortable.

El mayor desafío de estos casos suele ser que cambian con el tiempo y las correcciones deben ajustarse a las necesidades del paciente en ese momento, pudiendo ir a mejor o a peor sin previo aviso.

Como en otros supuestos similares, la rotura del suelo de la órbita es fácil que pueda provocar otros problemas si no sana completamente sin fisuras.

En estos casos es necesario el criterio tanto del neurólogo como del oftalmólogo antes de realizar una corrección óptica.

Dos regalos para un estudiante de medicina que triunfarán

Aquí tienes dos ejemplos de gran valor para que cuando estudies sepas sacar el mayor rendimiento a tu tiempo.

Colorear láminas de anatomía es un excelente método para aprender las partes de cada órgano y qué mejor que hacerlo con una taza de café con algo que te anime a seguir.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.