Parámetros sobre los que monitorizar el aumento de la miopía

Banner - Parámetros de monitorización de la miopía

Actualmente existen m√ļltiples opciones para frenar la miop√≠a, entre las que se encuentran soluciones como lentes de progresivas, lentes de contacto multifocales, gafas de desenfoque perif√©rico, atropina u ortoqueratolog√≠a.

A pesar de la cantidad creciente de posibilidades hay algo que a cada paciente y a su profesional suelen preocuparles casi en igualdad: la efectividad del método elegido para controlar su miopía.

En un primer momento, durante la toma de contacto, el profesional suministra informaci√≥n sobre distintas posibilidades basadas en los m√©todos disponibles para el paciente seg√ļn su caso.

¬ŅCu√°les son los Par√°metros para monitorizar el aumento de la miop√≠a en ni√Īos?

Para medir el éxito de un control de miopía, se utilizan dos parámetros fundamentalmente:

  1. La longitud axial
  2. El equivalente esférico

Por ello cuando medimos la efectividad en el control de la progresión miópica de un sujeto sobre un producto o protocolo de actuación específico, lo hacemos en estos dos términos.

Se tratan de herramientas de cálculo técnico básicas para saber si lo que estamos haciendo está funcionando en el lugar y forma que deseamos o por el contrario se está torciendo el proceso.

A diferencia de las intervenciones m√©dicas como operaciones de cataratas cuyos resultados son revisados a corto plazo (en un par de semanas), en el caso del control de miop√≠a son necesarios a√Īos de observaci√≥n para determinar si funciona y en qu√© medida.

Equivalente esférico

Desde hace muchos a√Īos se conoce que el equivalente esf√©rico es √ļtil para hacer c√°lculos refractivos en el ojo, es muy manejable y es un criterio objetivo de evaluaci√≥n para el paciente.

Posiblemente el cerebro utilice equivalentes esféricos todo el tiempo para decidir cuanta energía necesita para desplazar su foco visual hasta un punto concreto.

Nosotros utilizamos el equivalente para medir en un solo valor la cantidad total de graduaci√≥n del paciente incluyendo el astigmatismo en la ecuaci√≥n. Se suma la esfera y la mitad del cilindro para obtener el n√ļmero final.

Esta medici√≥n se realiza en todos los pacientes cada vez que se les examina, por lo que se acaban teniendo muchas ‚Äúfotos‚ÄĚ del instante en el que se grad√ļa, permitiendo hacer un gr√°fico de la progresi√≥n de la graduaci√≥n del paciente.

Se han postulado variaciones entre edad, sexo, etnia y otros factores demogr√°ficos, pero no est√° claro el motivo por el que pueden darse estas diferencias con respecto a otros sujetos de condiciones similares, o las razones por las que no afecta a todos los individuos por igual.

Cuando un individuo tiene una tasa de progresión anual en equivalente esférico mayor que la de su grupo de control, podemos decir que está en una situación de riesgo mayor, que merecería la pena estudiar para un control de miopía .

Al intervenir en el proceso podemos beneficiar a un individuo sólo porque sus parámetros de subida son mayores que las de la media de chicos que comparten sus mismas características.

Mientras que un aumento de media dioptr√≠a por a√Īo podr√≠a ser ‚Äúnormal‚ÄĚ en un ni√Īo asi√°tico, es completamente inaceptable para alguien de etnia cauc√°sica con los datos que manejamos actualmente.

Los ni√Īos juegan ajenos a los par√°metros para monitorizar el aumento de la miop√≠a que son necesarios para que crezcan sin desarrollar m√°s graduaci√≥n

Longitud axial

La longitud axial es el otro par√°metro con mayor repercusi√≥n en la tarea de monitorizar el aumento de la miop√≠a, de hecho aunque la medida era competencia exclusiva de las consultas para hacer lentes intraoculares en las operaciones de cataratas, se est√° extendiendo su uso como herramienta en el control de miop√≠a para ni√Īos y adolescentes.

El inverso de la longitud axial nos dice la cantidad mínima de potencia necesaria en el ojo para la luz llegue a la retina, en el caso general de un ojo que mide 23.5mm la potencia necesaria sería de 42.5 dioptrías, un valor que estimamos normal para la córnea.

Todo exceso de potencia en córnea, o en longitud axial podría ser un indicador por tanto de aumento de graduación en el futuro.

No podemos asegurar que la longitud axial sea un factor determinante sin tener en cuenta el resto de parámetros base del ojo, pero está clara su importancia en la ecuación, dado que todo el sistema depende de su magnitud.

Los ni√Īos con una longitud axial mayor que la media, o cuya progresi√≥n fue en aumento, se corresponden a los que desarrollan mayor cantidad de graduaci√≥n a lo largo del tiempo, por lo que la intervenci√≥n en este tipo de casos es aconsejable cuanto m√°s temprana la edad mejor.

Igualmente para poder crear una tendencia de intervención temprana serán necesarios equipamiento y formación específicos para los profesionales que vayan a proporcionar el servicio a los pacientes.

A nivel individual, tomar nota de la evolución de la longitud axial puede ayudar a determinar el tipo de desarrollo miópico que está teniendo lugar en el ojo del paciente y elegir un método más específico para poder combatirlo y ralentizarlo con las armas que tenemos actualmente.

En Espa√Īa, laboratorios como Conoptica, est√°n actualmente realizando campa√Īas para equipar los centros optom√©tricos con el material y maquinaria necesarios para medir la longitud axial e introducir a los profesionales a este tipo de metodolog√≠a, que supondr√°n la siguiente generaci√≥n de lentes que est√° por venir.

Una estrategia para el control de miopía debe ser eficaz tanto a nivel anatómico como a nivel funcional y sin poder medir ninguno de los dos, estaremos jugando mal nuestras cartas para crear un protocolo definitivo que dé las mejores soluciones de control de miopía a nuestros pacientes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.